LOS TRES MOSQUETEROS ACTIVOS


Mis mejores amigos son JUANKA y TOMMY. Los tres somos inseparables, hermanos no sanguíneos y activos natos, netos y confesos. Activos y solo activos mete huevo, penetradores, machos que entendimos que somos homosexuales pero de aquellos que aman los culos y los pasivos golosos. Y ser activos nos hermana, nos convierte en los MOSQUETEROS y nos hace querernos, cuidarnos y ayudarnos todos el tiempo a conseguir los mejores culos de la ciudad. Cierto es que a veces competimos y hacemos retos, juegos y apuestas insensatas. A veces gana Juanka, a veces Tommy, a veces gano yo…

Salimos todos los fines de semana y los feriados y entre semana solemos ir al cine o nos juntamos a escuchar música y hablar de culos, pasivos o ver fútbol.

Somos parte de una raza casi en extinción, la de los activos. Porque no es por reventarnos cohetes, pero activos como nosotros quedan muy pocos. En tiempos en que los activos dicen ser activos pero se comportan como pasivos o en la cama terminan entregando el culo, los mosqueteros somos un pilar, una fuente de salvación que permite que este rol siga puro y vivo…

COMO NOS CONOCIMOS

Conocí a JUANKA y TOMMY hace un año en LEGENDARIS. Un brother que conocí del Grindr me había dicho para ir a la disco. Algo le puso al trago que me mareó muy rápido. De pronto, me sentí en otra galaxia, todo me dio vueltas, casi me caía. Los brazos de Juanka me sostuvieron. Él y Tommy ya eran amigos. Se habían conocido en un grupo Facebook de activos. Ambos me llevaron hacia el baño, me mojaron la cabeza y me reanimaron. Juanka me hizo vomitar, Tommy cuidó mi teléfono y mi billetera. Desde ese momento no nos separamos una sola semana. Me adoptaron como amigo, mitigaron mi soledad, me adentraron en el complejo mundo gay y me enseñaron lo que realmente significa ser brothers de verdad.

“Si hubieses sido pasivo, te aplicaba duro” ríe Juanka. “Tienes culito como para pasivo” me jode Tommy. Pero, naaaaaa, los tres somos activos y aunque eso nos une, lo que en realidad nos hermana es querernos tanto, cuidarnos mucho y divertimos harto…

REGLAS DE LOS MOSQUETEROS ACTIVOS

  • Nunca arrebatarnos un PUNTO. “PUNTO” en jerga gay peruana es el amante de turno o el beso de turno o aquel al que llamas para follar. Una suerte de amigo con derecho. Los “puntos” son tuyos y nunca podrían ser del otro ni modo haya pasado un tiempo y el otro no se haga problemas con compartirlo.
  • Llegamos a la disco juntos y nos vamos juntos. Nada de que alguno conoció alguien y se va con él. Eso no.
  • Si uno de los tres no tiene dinero para salir, los otros dos le invitan. Un mosquetero no puede quedarse en casa por falta de dinero, nunca. Los mosqueteros somos uno para todos, todos para uno.
  • Nos debemos contar casi todo. Si follas un culo, debes reportarlo al grupo y sin dar tanto detalle debes por lo menos, decir, que tal estuvo el polvo. Callar una aventura, obviar una experiencia sexual, puede ser interpretada como una afrenta por los caballeros.
  • Si alguien le quiere pegar a uno, los tres nos defendemos.
  • Se respetan y se apoyan las actividades de cada uno. Por ejemplo, yo juego fútbol y mis brothers van casi siempre a verme y cuando juego hasta las huevas o fallo un gol, me dicen que no fue mi culpa. Aunque a Juanka y a mi los video juegos nos valen madre, a Tommy le gustan y nos esforzamos por compartirlo. De igual forma Tommy y yo acompañamos a Juanka a gozar las intensas peleas de Muay Thai.
  • Si algo no te parece del otro lo dices a boca de jarro, así lo dicen los amigos de verdad.
  • Nunca nos peleamos ni pelearemos por un culo, por un pasivo, por otro hombre. Nunca.

Qué sería de mí sin ellos.  Ellos son mis amigos, mis hermanos, parte fundamental de mi fortaleza, de ser gay y aceptarlo y soportarlo y asumirlo y entenderlo, son parte de mi presente y sin duda, lo serán de mi futuro… Dice Juanka “Parejas, puntos, amantes habrán millones, pero amigos no. Las parejas van y vienen, los amigos no, los amigos somos para siempre…”

COMENTA DESDE TU FACEBOOK

ALONSO

Hasta hace un año no era gay o por lo menos no lo sabía. Admito que se me paraba la verga mirando el culo de algunos compañeros de la escuela, pero eso eran hormonas, no homosexualidad. Admito que ver a Justin Bieber cantando “baby, baby…” me erectaba e imaginaba que el canadiense me daba una mamada, pero eso eran hormonas, no homosexualidad. Admito que alguna vez se me paró la vaina al estar detrás de algún culón, pero eso eran hormonas, hormonas adolescentes alborotadas, no homosexualidad.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sube imágenes solo en JPG

MÁS TRACKS SOBRE MÍ